Una de los puntos más complicados a la hora de enfrentar la venta de una administración de lotería es la de valorar el negocio correctamente. Como hemos comentado en multitud de ocasiones, el acierto a la hora de fijar un precio de venta marcará la compraventa y su éxito, pero llegar a esta cifra no siempre es fácil.

A la hora de valorar correctamente una administración de lotería confluyen diversas variables que hay que considerar. Si te dicen que existe una sencilla fórmula para calcular la valoración no están contándote toda la verdad. Es como si a la hora de dictaminar cómo estamos de salud, el médico solo tiene  en cuenta el estado de nuestra vista. ¿Y el corazón, las articulaciones, la tensión o el tono muscular? ¿No habría que estudiarlos también para dar un diagnóstico más acertado? De igual modo, para hacer una valoración realista y certera de un negocio hay que tener en cuenta muchos factores. Y cuanto más analizados y estudiados los tengamos, más acertaremos.

Para empezar te recomendamos que repases nuestro post Errores habituales en la venta de una administración de lotería. Aquí te advertíamos de uno de los fallos más comunes a la hora de emprender una venta y no cometerlo será ya un primer paso para valorar correctamente tu negocio: no debemos confundir precio y valor. El precio será lo que finalmente pagará el comprador, pero el valor vendrá dado por la percepción de lo que va adquirir y será lo que para él cuesta ese producto o servicio. Desde el punto de vista del vendedor, un negocio puede tener un gran valor (es su medio de vida, lo ha levantado de la nada, considera que tiene buenos clientes,…) pero el precio puede ser bajo, porque estos criterios no son objetivos ni se ajustan al mercado.

Y hablando de número. Muy importante para calcular el valor de tu negocio será su cuenta de resultados. Los números no mienten y nos permiten conocer ‘la salud’ de nuestra administración de lotería. ¿Qué ingresos son fijos y variables? ¿Qué gastos tenemos? ¿Cuál es nuestro volumen de ventas? ¿Qué beneficios obtenemos?

Otro factor que debemos considerar será la ubicación y el estado del local. La situación de las instalaciones, el número de habitantes de la zona, su potencial y si se trata de un área comercial o industrial serán determinantes. Del mismo modo, es importante si el local es accesible, moderno y funcional y si está adaptado a las necesidades del negocio y a la normativa.

También hay que tener en cuenta la competencia. Conocer cuántas administraciones de lotería y/o puntos de venta hay en la zona y cómo les va será vital. No es lo mismo ser el único punto de venta, que competir con una administración súper moderna o con otra que se ha quedado en ‘la edad de piedra’.

En el caso de las administraciones de lotería, la atención al cliente tiene un gran peso. Por lo tanto, cómo sepamos gestionar nuestros servicios y el trato que demos a nuestros ‘fieles’ marcará el tamaño de nuestra cartera de clientes. Un negocio con un público fidelizado vale mucho.

Además, en este sector la venta a colectivos tiene una importancia mayúscula. Las ventas a colectivos de otras zonas no están limitadas y a través de la venta online y/o relaciones personales podemos cubrir todo el territorio nacional. Por ello, hay que analizar muy bien las ventas fuera de mostrador para definirlas lo más exactamente posible y, por tanto, valorar adecuadamente el fondo de comercio.